¿Soy una madre que promueve la autonomía?

Actualizado: 12 feb

Por: Mar Enríquez

Colaboradora Natural Baby



Educar a un hijo no es tarea fácil, y menos ante la confusión que generan los mitos que rodean a la crianza respetuosa.


Algunas veces los papás consideran que es prematuro empezar a desarrollar hábitos de autonomía en el niño, principalmente porque todavía los ven muy pequeños o a veces siguen considerando que necesitan la protección de un adulto.


Cuando hablamos de "fomentar la autonomía" del niño, no nos referimos obligarlo o forzarle a hacer las cosas, si no a brindarle la posibilidad de participar activamente, creer en él y darle confianza para hacer las tareas acordes a su edad.


Entonces ¿Qué es la autonomía?...

La autonomía se refiere a autogobierno y sí, a veces esto no nos gusta tanto como quisiéramos porque en realidad autonomía significa dejar al niño hacer lo que desea o necesita, lo cual puede coincidir o no con lo que, como adultos, queremos o no queremos que nuestros hijos hagan.


Esto no quiere decir que debamos dejar que siempre hagan su voluntad, pero si respetar cuando creamos que es adecuado, sobre todo si existe un interés para desarrollar una habilidad nueva. Claro está, que el adulto tiene que estar pendiente por si existe algún peligro en el entorno o si el niño se está poniendo en riesgo al buscar desarrollar este aprendizaje.


Y bien, claramente la autonomía no aparece de la noche a la mañana, es necesario trabajar paso a paso cada una de las actividades diarias y aquí entra un tema muy importante… el choque de las expectativas y las realidades que vivimos cuando vemos a los niños aprendiendo a dominar habilidades nuevas.

A esto me refiero:








Es probable que nuestras expectativas estén muy lejos de la realidad que vivimos en esta etapa de autonomía y claro, es menos tardado si nosotros como adultos lo realizamos e incluso la probabilidad de que ocurra un accidente disminuye cuando somos los adultos los que tomamos el mando, pero quiero decirte que ES NECESARIO que tu hijo viva esta etapa lo más libre que pueda porque nada vale más que la autonomía de tu hijo.


El aprendizaje que el niño obtiene a través de la exploración con la comida, los derrames de jugo, los golpes y raspones por intentar alcanzar o llegar a un lugar, tiene más valor que cualquier palabra que como adultos podamos decirles.

¿Qué beneficios ganan los niños al ser autónomos?

Les da la posibilidad de adquirir habilidades como:

• Seguridad.

• Confianza.

• Pensamiento critico

• Favorece su capacidad de concentración,

• Desarrollan su fuerza de voluntad y su capacidad de esfuerzo

• Fomentan su autodisciplina y control interno.

• Desarrollan habilidades motrices, sensoriales y cognitivas.

• Favorece su madurez y su desarrollo.

• Los hace dueños de sus actos y de sí mismos.

• Aprenden habilidades fundamentales para su vida adulta.


Esta misma promoción de la autonomía ayuda a desarrollar las habilidades necesarias cuando los padres no están presentes, el niño aprenderá también qué es seguro de lo que no lo es. La paciencia y el tiempo deben ser nuestros aliados principales ya que son requisitos previos, junto con tener un hogar adaptado que promueva la autonomía del mismo.


Por lo contrario, los niños poco autónomos tienden a ser dependientes, inseguros con poca iniciativa lo que les genera frustración al momento que no logran realizar lo que desean, debido a la sobreprotección que se les da esperan siempre que sea el adulto quien lo haga por ellos, esto repercute de manera negativa en su proceso de aprendizaje porque suelen ser niños que necesitan mucho de la aprobación de los adultos y no se sienten capaces de hacerlo por sí mismos.


¿Sientes que a veces sobreproteges a tu hijo?

La sobreprotección surge cuando llega una edad en la que el niño ya es capaz de valerse por sí mismo y se le sigue ayudando en todo, incluso, realizando las cosas por él. Con esto el niño sigue dependiendo de la habilidad de los adultos para resolver sus problemas y retos propios de la edad, esto genera preocupación y miedo tanto en los niños como en los adultos, ya que se vive con la idea de querer controlar todo lo que pasa alrededor de los pequeños.


La sobreprotección trae efectos negativos importantes en la vida de los niños:

Temor: sienten que todo lo que los rodea puede ser peligroso o pueden pasar mucho tiempo pensando que algo malo puede ocurrir.

Dependencia: El niño no puede hacer nada solo, no presenta iniciativa por hacer las cosas.

Baja tolerancia a la frustración

Imposibilidad del desarrollo personal: si nos anticipamos no le damos la oportunidad de que se equivoque, que dude y que reflexione, obstaculizamos su capacidad de aprender a partir de experiencias.


Seamos adultos que promuevan y empoderen la autonomía de nuestros pequeños, es un proceso largo, de mucha paciencia y esfuerzo, pero te aseguro que no te arrepentirás de ser el cómplice de tu pequeño en esta etapa tan maravillosa.


¿Quieres saber paso a paso cómo y desde cuándo promover hábitos de autonomía en las diferentes áreas de la vida de tu peque, como el vestido, alimentación, autocuidado y colaboración en el hogar?


No puedes perderte el taller que tendremos el lunes 21 de febrero.

Duración 2.5 horas.


Inversion 300 pesos






 

Mar Enríquez

Mar es colaboradora de Natural Baby México y fundadora de CREO Querétaro en donde ejerce su profesión como Terapeuta Ocupacional Pediátrica , egresada de la Universidad Teletón, cuenta con diversos cursos y diplomados enfocados en él área de neurodesarrollo. Actualmente en formación en él área de Integración Sensorial.

Me apasiona empoderar el desarrollo infantil promoviendo su participación y autonomía





101 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo