Nuestros hijos no nos pertenecen

Actualizado: 13 nov

Asi como lo leíste, si son nuestros hijos, si, si los parimos y les dimos vida pero no, no nos pertenecen.

Su cuerpo, sus procesos, sus hitos, su ritmo de crecimiento y desarrollo y aprendizaje NO nos pertenecen, entonces….


¿Porque les quitamos el regalo de la propia autonomía y autogestión en su propio desarrollo?


¿Porque forzamos y adelantamos etapas y procesos?


¿Porque les robamos ese gran regalo neurologico y psicológico de lograr los hitos por si mismos?


Ese planeamiento motor, esa creatividad para que ellos mismos puedan ingeniarse como gatear, como incorporarse y caminar.

¿Acaso tu sabes más de su propio cuerpo que el mismo?


La cultura del adultocentrismo y un modelo médico que no está centrado en la persona, nos hace creer que los niños nacen “mal“ NUNCA son capaces, que hay que enseñarle todo, que crezca rápido para que los padres puedan regresar al trabajo.


¡Que necesidad de que los niños crezcan rápido! 😫


Manipúlanos su cuerpo sin respeto poniendo boca abajo a un recién nacido sin importar que la gravedad en un cuerpo así de pequeño es como tener muchísimo peso sobre su pequeño y frágil cuerpo. Cuando puede desarrollarse maravillosamente y de la misma manera boca arriba por medio del juego y el respeto


No les permitimos a los ninos lograr hitos por si mismos con la confianza orgullo y Alegria… ¿porque tenemos que forzar y “entrenar” a que duerman de corrido, caminen, que gateen, quitarles el pañal cuando físicamente y/o emocionalmente no están listos?


Que necesidad del adulto de afirmar y decidir sobre los procesos de un niño.


Son nuestros hijos, pero no nos pertenecen, ellos tienen sistemas neurologicos, físicos y emocionales que necesitan tiempo, respeto y acompañamiento con amor para poder madurar, para poder comprender el mundo.


Ellos se pertenecen a si mismos, a sus impulsos emocionales, sus necesidades de apego, cobijo y respeto.

Les pertenece su cuerpo, su propio movimiento libre en su hogar, sin corrales, sin andaderas, ni asientos, ni columpios que los amarren y los limiten solo porque es más cómodo para los adultos.


Les perteneces su propio sueño y descanso escuchando el corazón de mamá y los brazos de papá, les pertenece si propio proceso Neurologico para poco a poco dormir más y mejor.


Les pertenece su pipí, su popó, su pañal y su voluntad para cruzar el proceso de soltar, retener, “soltar” la etapa de ser bebés, soltar el pañal y pasar a una nueva etapa confiados, seguros de que ese cambio y desicion fue suyo, siempre suyo.


Porque no mejor acompañamos a nuestros hijos desde el amor, desde la paciencia, desde la admiración, respeto y confianza plena de que un niño puede gatear por si mismo.


A lo largo de milenios la humanidad tiende a ir a la verticalidad pasando por todas las etapas del desarrollo. Tu pequeño también lo hará.


El papel del padre o el adulto cuidador es preparar el ambiente para que tu pequeño pueda lograr esos hitos por si mismo, observar sus etapas intermedias, informarse e informar el proceso a su pediatra para así disfrutar verlo desarrollarse y crecer.


Mamá, papá suelta el control, relaja el entrecejo, tu hijo no te pertenece, le pertenece a la vida, a la naturaleza abrazalo y acepta con esta etapa de crecimiento y el niño o niña que nos eligió como padres.


Suelta el control. Confia en el.





74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo